Silencio Hueco

Sonará ilógico, pero, la cortesía del silencio no es de mi agrado.
Inunda mis oídos de un sabor hueco que se retuerce con esperanzas.
Entrando a un mundo de tolerancia de la ausencia.
Tiembla y truena.
Embiste y hasta hiere.

Mucho después, aunque poco para lo común,
Enciende un latir como susurro.
Semillas floreciendo dentro del hueco alimentan el vacío.
Es ella. La puedo respirar.
Solo un largo pestañear mas y sabrán sus labios el eco de su falta.

- Juan Funes

 

 

 

Tic Tac Tic -

Al día, cada humano utiliza la palabra tiempo más que demasiada veces, y lo curioso es que ignoran su significado. La utilizan con tanta certeza y constancia que uno diría que son expertos en el tema. Pero al preguntarles, ¿Qué es el tiempo?, sus rostros irradian seguridad, porque piensan saber la respuesta, y es más, creen que esta es simple y sencilla. Pero a los pocos segundos, al querer contestar, se dan cuenta que sus palabras se han quedado estancadas. Realmente no saben definirlo. Einstein define al tiempo como aquello que se puede medir con un reloj.

Seria tranquilizante pensar que al no poder definirlo, no existe. De esa forma nuestro respirar nunca llegaría a extinguirse.  Pero el sonido de nuestros pasos nunca se silencia y forma un ruido extraño en nuestra piel, provocándole debilidad y decadencia. Las manecillas pueden que se detengan y la lectura frene, al menos físicamente, pero realmente solo se difumina con la imaginación y la sencillez de la vida, para jugar con la realidad y defender el miedo de la existencia del tic tac y del control que impone en nosotros.

Ya sea decisión nuestra de ignorar tan desagradable música o solo de acostumbrarnos a ella cada día de tal forma que parece que es parte de nuestro caminar, siempre nos dejará saber que en algún momento solo escucharemos “Tic”.

-Juan Funes

Encontrando El Arte

          Hay tantos cambios de colores en la vida que pueden llegar a sorprender a un hábil e inspirarlo a crear, pero es muy rara la vez cuando un evento inesperado e irrepetible o una criatura interesante y mágica capten su ojo de tal forma que roba su talento por un instante, dejándolo sin adjetivos coherentes y arrítmicos para describirlo; sin curvas animadas ni colores locuaces para representarlo; sin eufonía en sus voces ni coordinación en las melodías. Simplemente la manifestación que se pasea por su mirada, llega a ser superior al significado de la perfección. Con el tiempo, su asombro llega a suavizar sus sentidos y darles un brillo especial, el cual les explica que la imaginación no se entrometió en su visión y que lo increíble era una voz cometa y milagrosa de la realidad. Su parálisis es sanada. Su ilación ya no es perturbada por la admiración. Y su emoción finalmente puede liberarse para llevar a los ciegos que pueden ver a una catarsis.

Es en este instante cuando el talento ya ha regresado para poder revelar lo visto y crear un “Don Quijote de la Mancha”,  “La Gioconda (La Mona Lisa), o una “Quinta Sinfonía”.

Espero que sus pies viajen mucho, en especial los lugares menos frecuentados por sus ojos. Al llegar, descansen su caminar y aprendan a mirar lo que los ciegos que pueden ver no miran.

- Juan Funes

Mi Ceci

Mi iluminación que acompaña a mi locura y secretea a mi inquieta imaginación le llamo “Mi Ceci”. 

Comenzando en la Soledad

¿Como comenzar este principio? Un principio que ha de ser el primero en ser cultivado pero el último en la fila del recuerdo. Creo que comenzare en esta sala que se encuentra oscura y desecha por el ritmo salado de mi voz, con unas paredes pintadas de amor y soledad, y otras de traiciones y celos, esperando ser repelladas por alguna estrella cantante que brille mi corazón ciego. He de pasar sentado en esta silla que intenta cada día recordar su juventud, sin éxito alguna. A mi derecha, una copa repleta con néctar de vida, un líquido construido en esperanzas y fe, que espera ser besado por el desierto de mis labios, para que estos soñadores del último beso, se llenen de una música húmeda que despierta a los constructores que alargan el camino hacia la muerte. En mi izquierda un aire calido y seco que desvanece mis lagrimas antes de que lleguen a mis ojos. A mi espalda, la voz gentil de la tristeza susurrándome al oído, cantando mí nombre, mi desolación, y en su ausencia, la bufona felicidad sale de su tumba, solo para burlarse de mi falta de sonrisa y compañía. Pero aun así escribiré cada vez que lo interesante e inolvidable se me aparezca, y así imprimiré cada gota de angustia que nunca ha de conocer mis ojos, pues siempre secan o son consumidas por mi mudo corazón, acelerando el paso hacia la puerta de la muerte. 

Image

Where We Met Yesterday, I Walked

Thoughts that fool the strength of reality;

They try to taste my heart´s grace.

Challenging my steps, as they weaken;

Crafting her image in such place.

 

As the clock spoke, i knew the sun was gone. It was time to forget about my routine for a while. It was dinner time, but nothing was enough for my tongue, for my desperate lips wanted nothing but her memory. So I let my heart to take control of my feet, and their speed let my hope undiscovered. My eyes wondered all over. They were browsing for yesterday´s portrait. I was longing to see her. My breath needed her.

I got to the place where yesterday´s memory laid, but reality took my smile. She was absent. I wanted so badly for my thoughts to materialize. And so, I walked; missing her. Missing her a lot.